domingo, 14 de octubre de 2012

Me rehúso a entender.

El entendimiento implica comprensión y aprendizaje, la comprensión empatia. La empatia implica madurez, y yo no soy tan madura. No lo soy, y comprendo las implicaciones tacitas que conlleva mi infantilismo: no entiendo. No entiendo necesidades mas allá de las mías, ni responsabilidades mas importantes que mis responsabilidades, no encuentro amores mas allá de mis propios amores. Se ser egoísta y me encanta.
Si todos fuéramos un poco mas infantiles seriamos, probablemente, mas felices. El egoísta sabe exigir respeto a su derecho primordial de individualidad. Sabe demandar respeto a sus decisiones, sabe pedir o tomar lo necesario. Y, por sobre todo, el egoísta entiende, que esta bien decir que NO. Y yo, yo se ser egoísta, y me rehúso a entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario