sábado, 27 de abril de 2013

Tal vez sera después.

Niégalo, enojate, negocia, deprimete y finalmente acéptalo: tu relación ya termino. Comprende que no hay formulas mágicas, no hay hombres perfectos ni mujeres ideales, y no, tampoco hay culpables. Cuando una relación termina, es por causa de los dos.
Deja de buscar pretextos que expliquen porque no te ha buscado, no intentes entender la maraña de pensamientos que probablemente invadan su mente mejor de lo que entiendas la tuya propia. Basta de darle excusas, basta de darle plazos y perdonarle ausencias. Ya fue suficiente con la autocompasión, entiende de una vez que a ti no te define él, que mucho antes de ustedes, primero estabas tu.
Perdonate a ti misma el haberte esforzado, haber dejado tanto de ti misma con él. Perdónalo por no haber sido creado bajo tus expectativas, perdónalo y perdonate: no hay nada más que hacer.
No trates de engañarte queriendo ser su amiga, no es un buen momento, tal vez sera después.